Bodegas Mocén, una bodega castellana situada en el centro de la localidad de Rueda, fue adquirida en 1988, que es cuando se iniciaron los trabajos de restauración para la rehabilitación de las antiguas galerías subterráneas que datan de los siglos XV y XVI, por tanto, más de quinientos años. Esto marcó el comienzo de un proyecto original de la zona, con la recuperación, limpieza, arqueo de las piedras y de ladrillos rojos, símbolos de una herencia mudéjar en un laberinto de cuevas, a una profundidad de 25 metros y una longitud total de 4 kilómetros. Donde la temperatura y la humedad son constantes durante todo el año, constituyen el marco ideal para el vino para someterse a su período de descanso. Para esto, pequeños nichos, rejas de hierro o botelleros se han hecho, ofreciendo sabor detallada y un buen ambiente para los que caminan a través de ellos. Mocén tiene también depósitos antiguos de castaños españoles, que fueron utilizados como recipientes de conservación de gran tamaño, y que hoy en día son unas verdaderas reliquias del pasado.